¿Te distraes mucho? Este método de 5 pasos organiza tu mente y potencia tu productividad

distraido

Nuestra mente tiene casi 70 mil pensamientos al día: ¿Sábes qué hacer para que no afecten tus labores y, más bien, aprovecharlos a tu favor?

Un síntoma de nuestro tiempo es la poca capacidad de organización y concentración que tenemos para el trabajo. Salvo por ciertas ocupaciones, en buena parte de éste es común sorprendernos de pronto distraídos, haciendo algo que no deberíamos estar haciendo, y quizá ni siquiera recordamos cómo fue que nos desviamos de lo que realizábamos inicialmente. Vemos el reloj y nos lamentamos porque llevamos ya 15, 20 minutos deambulando en las redes sociales, en Internet, en sitios de entretenimiento, en videos de YouTube, etcétera.

Esto de alguna manera podría considerarse natural, pues la mente humana tiene en la divagación uno de sus movimientos naturales. Nadie nunca piensa una sola cosa, sino que al tiempo que tenemos una idea paralelamente surgen otras, en el momento mismo en que estamos experimentando el mundo (escuchando una canción, mirando a nuestro alrededor, percibiendo un olor o una sensación táctil, haciéndonos una idea de esto, etc.). En este sentido, nuestra mente se ha comparado con una colmena, siempre activa, siempre tejiendo vínculos neuronales, siempre moviéndose. El reto, entonces, más bien es encontrar la manera de dirigir dicha cualidad hacia un propósito específico.

Travis Bradberry es confundador de TalentSmart, una consultora que provee a distintas empresas el servicio de mejorar el rendimiento de sus empleados por vía de la llamada “inteligencia emocional”. Parte de sus ideas y métodos se encuentran en el libro Emotional Intelligence 2.0, que en Estados Unidos se convirtió en best seller. Se trata, pues, de una autoridad en el ámbito de la eficacia y la productividad.

Hace unos días, Bradberry publicó en LinkedIn este método mediante el cual asegura que es posible domar el flujo natural de nuestra mente en beneficio de nuestra productividad laboral. Según el consultor, el ser humano tiene cerca de 70 mil pensamientos en 1 día, muchos de los cuales pueden entorpecer nuestras actividades cotidianas, desorganizar nuestra vida, generarnos angustia y tensión. Prueba de ello son los pensamientos impulsivos y sobre todo negativos que a veces irrumpen en nuestra mente y que casi siempre, cuando les prestamos atención, no sólo nos distraen de lo que hacíamos, sino que además impactan en nuestro estado de ánimo y por consecuencia en nuestra salud.

“Una mente organizada, por otro lado, se sumerge en un estado de flujo”, escribe Bradberry, para quien la organización de estos pensamientos puede llevarnos al límite de nuestras capacidades, a explotar nuestro potencial y, sobre todo, más allá de la productividad, a disfrutar hacer lo que hacemos.

A continuación compartimos los pasos de este método:

1. Realiza tareas que te mantengan estimulado
Un trabajo puede ser muy sencillo o muy difícil: si es sencillo, probablemente te aburras pronto; si es difícil, quizá la angustia de tener que hacerlo sobrepasará la acción misma de realizarlo. De ahí que Bradberry aconseje elegir conscientemente tareas que sean un desafío en la justa medida, acorde con nuestras capacidades, para mantenerse a estimulado y a igual distancia del aburrimiento y el estrés.

2. No dejes que tus emociones te dominen
Hay ocasiones en las que no es sencillo disociar las emociones de la vida profesional; sin embargo, para poder realizar un trabajo es necesario no ignorarlas, pero sí hacer lo posible para que no impacten de manera negativa en lo que hacemos. Según Bradberry la mejor forma de desarrollar esta habilidad es, de inicio, conocernos y reconocernos como seres emocionales, aceptar que sentimos, que tenemos reacciones sentimentales, que eso no va a cambiar; en este sentido, el método es sencillo: una vez que notamos que estamos siendo asaltados por una emoción, Bradberry aconseja identificarla y respondernos a nosotros mismos qué estamos sintiendo y por qué. Asimismo, el columnista asegura que asociar emociones con palabras las vuelve “más tangibles y menos misteriosas”, con lo cual también es posible manejarlas mejor para no dejar que interfieran en nuestro trabajo.

Sigue leyendo…

Por pijamasurf

Be first to comment