Por qué el silencio nos hace percibir más y mejor

silencio

OBSERVAR LA MENTE AL VIAJAR A UN LUGAR SILENCIOSO Y CONTEMPLAR EL ENTORNO Y NUESTRO PROPIO PENSAMIENTO, MUESTRA QUE LA MENTE EMPIEZA A PERCIBIR MÁS COSAS Y CON MAYOR LUCIDEZ

En nuestra época, el silencio se ha convertido en un lujo -sólo algunas personas con privilegios económicos o con una educación refinada acceden al silencio-. El silencio del espacio físico, al igual que el silencio profundo de la mente. Se habla de que el silencio es un artículo de lujo; sin embargo, en realidad es algo necesario para el bienestar del cuerpo y la mente: diversos estudios muestran que la alta exposición al ruido altera la cognición y se correlaciona con enfermedades mentales; por otro lado, el silencio tiene una cualidad que favorece la neurogénesis (la formación de nuevas conexiones neurales). Por último, existe también la noción mucho más antigua que relaciona al silencio con lo místico, con los estados de comunión con la naturaleza o con la deidad, con la paz de la mente, que trae entendimiento de la verdad o de aquello que está más allá del cambio (del ruido del pensamiento y sus conceptos).

 

Seguir leyendo en Pijamasurf

Be first to comment