ESTUDIO CONFIRMA QUE EL YO ES UNA ILUSIÓN: SOMOS PERSONAS TOTALMENTE DISTINTAS A LOS 14 Y A LOS 77

capturada

UNA INVESTIGACIÓN PSICOLÓGICA REALIZADA EN ESCOCIA ENCUENTRA QUE UN INDIVIDUO TIENE PERSONALIDADES TOTALMENTE DISTINTAS EN DOS MOMENTOS DE SU MISMA EXISTENCIA.

Desde el sentido común estamos habituados a creer que vivimos en “la realidad” y que, por otro lado, ésta es el opuesto diametral de “lo imaginario”. Creemos que nuestros sentidos no nos engañan y que todo aquello que percibimos y que codificamos sin cuestionar ni poner en duda es, efectivamente, lo real.

Sin embargo, en el caso del ser humano la construcción y percepción de la realidad no es un asunto tan sencillo. Para nosotros que desarrollamos un lenguaje complejo, que tenemos conciencia del mundo y conciencia de sí, que vivimos en un contexto social en donde todo esto se formó y al mismo tiempo se está transformando a cada instante, la oposición entre real e imaginario no es tan nítida como quisiéramos creer.

A este respecto, en la teoría de Jacques Lacan encontramos una idea que nos puede ayudar a mirar con mayor detenimiento esa supuesta dualidad. Sin inmiscuirnos demasiado en la conocida triada “Real-Simbólico-Imaginario” que desarrolló a lo largo de su trabajo intelectual, por el momento baste decir que para Lacan eso que consideramos “imaginario” es, en última instancia, la realidad del sujeto, pues son esas ficciones o relatos que una persona lleva en su mente lo que le permite aprehender la realidad, vivirla y experimentarla. El también psicoanalista y filósofo Slavoj Zizek ha explicado esto sirviéndose, entre otros, de la célebre escena de The Matrix (Lana & Lilly Wachowski, 1999) en que Morpheus ofrece a Neo la píldora que lo llevará a la “realidad real” o que lo mantendrá en la “realidad” de la Matrix:

 

Seguir leyendo en Pijamasurf

Be first to comment